Salsa Holandesa muy Facil de Hacer

A mucha gente le da miedo hacer una salsa holandesa a pesar de lo rico que esta.  Nosotros vamos a enseñaros como hacerlo fácilmente en cuestión de minutos y sobre todo igual de rica que la tradicional que tarda su tiempo además de que requiere de conocimientos de cocina para que quede bien.

La salsa holandesa o Hollandaise sauce es una salsa rica, cremosa cuya base es la mantequilla y el huevo.  La salsa básica holandesa se condimenta con limón.  Esta salsa se sirve con verduras, huevos, pescado, carne, roast beef, pollo y en platos como Huevos Benedict, los famosísimas Espárragos a la Holandesa.

• Es una de las 5 salsas básicas o llamadas  madre en la cocina—bechamel, española, holandesa, tomate y veloute.   Para todo cocinero profesional o amateur son las bases de todas las demás salsas.
• Otro día haremos la salsa bernesa que tiene como su base la salsa holandés y sirve para todo tipo de carnes, hamburguesas  y especialmente para carnes a la barbacoa.

Ingredientes:  -  1 taza de salsa
• 1/2  taza -  115 gr.  mantequilla sin sal  -  si usan mantequilla con sal no añadir la 1/2  cucharadita de sal de los ingredientes
• 3 yemas de huevo
•  2  cucharadas zumo o jugo de limón
• 1/2 cucharadita de sal
• 1/8 cucharadita de pimentón  de cayena (optativo) o pimienta negra molida
**Necesitas una batidora de mano o de mesa para hacer esta receta

Preparación:
1. Fundir la mantequilla en el microondas — cuidado que no hierva o fundirlo en una cacerola sin que hierva.
2. Introducir las yemas, zumo de limón, sal y pimentón en la taza de la batidora.
3. Batir la mezcla a velocidad medio alto hasta que quede más claro — unos 20 a 30 segundos.
4. Bajar si podéis la velocidad un poco (si no podéis no pasa nada)  e ir añadiendo un chorro de la mantequilla fundida mientras que este batiendo.
5. Cuando ya esté toda la mantequilla incorporada sigue un par de segundos batiendo
6. Apagar la batidora y probar. Debe estar ligeramente salada.  Si no está suficientemente salada o con poco sabor a limón, añadir un poco de zumo de limón y sal al gusto.
7. Si los queréis menos espeso, añadir un poquito de agua templada y batir un par de segundos más para incorporar.
8. Si no lo vais a utilizar inmediatamente poner el recipiente con la salsa en agua ligeramente templada (no caliente)  o mantener cerca del fogón hasta su uso.
9. Utilizar dentro de la hora de hacerlo porque se solidifica muy deprisa.

Comentarios cerrados